artículos de prevención para tiradores activos

La prevención ante tiradores activos

Comparte !
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los recientes acontecimientos en Europa en países como Francia o Bélgica y los eventos en el resto del mundo, como por ejemplo en Estados Unidos, hacen que debamos atención al fenómeno de los tiradores activos y cómo atender a su prevención.

Definiremos la situación con tiradores activos como aquella en las que uno o más individuos, independientemente de sus motivaciones, irrumpen armados en una instalación o área concreta, para causar de forma indiscriminada el mayor número de bajas posibles. En nuestra opinión la formación del personal de seguridad, Vigilantes de seguridad y escoltas privados, ante sus formas de actuación y el tratamiento pormenorizado de la amenaza que suponen, debe formar parte de las políticas serias de seguridad corporativa en las grandes empresas. Creemos que es mucho mejor prevenir que luego tener que lamentarse de no haber preparado protocolos para circunstancias tan dramáticas.

Características generales de tiradores activos

Las características que se pueden encontrar en los tiradores activos que están causando atentados a lo largo de los últimos meses son las siguientes:

  • 95% Varones
  • Habitualmente por debajo de los 40 años
  • Diversidad de razas y procedencias culturales
  • Diversidad de motivaciones (políticas, religiosas, personales, desequilibrados psíquicos….)
  • Diversidad de grados de pericia en el manejo de las armas (exmilitares, delincuentes comunes, terroristas adiestrados, jóvenes con un adiestramiento básico…)
  • Con y sin experiencia previa en situaciones con fuego real (por ejemplo retornados de situaciones de guerra como el caso Sirio o jóvenes Franceses sin experiencia bélica)

 Características generales del fenómeno

  • Ataques en lugares sin seguridad o con muy poca seguridad y contra civiles desarmados. Tanto en lugares ya conocidos, como en lugares de los que no tienen información precisa
  • Ataques en lugares con gran afluencia de personas (eventos, oficinas, recintos deportivos, colegios…)
  • Ataques contra “símbolos” contrarios a sus creencias. Charly Ebdo, La sala Pulse, Mercado Kosher..
  • Habitualmente ataques sin intención de huida por parte de los agresores
  • Ataques entre los 12 y los 20 minutos de media. Excepto situaciones con rehenes

Los “modus operandi” de estos individuos comparten unas características que merece la pena señalar de cara a que el personal de seguridad privada, como por ejemplo los vigilantes de seguridad,  manejen la mayor información posible sobre estos acontecimientos:

  • Presencia de armas de fuego. Armas largas de corte militar con calibres altamente lesivos y gran cadencia de disparo. Armas cortas de diversos calibres y armas blancas.
  • Presencia de explosivos adosados al cuerpo en los casos de terrorismo yihadista o de explosivos arrojadizos de pequeño tamaño tipo granada
  • Presencia de blindaje corporal tipo chaleco en muchos de los casos con tiradores activos con ausencia de blindaje en el tren inferior
  • Asesinato indiscriminado

Algunas cosas que se deberán tener en cuenta en los eventos con tiradores activos son:

  • Lapso de tiempo prolongado hasta que la amenaza es neutralizada
  • Alto tiempo de respuesta de los servicios tácticos
  • Alto tiempo de respuesta de los servicios médicos
  • Gran número de bajas, inmediatas y por la falta de atención de los graves traumatismos producidos por armas de fuego de gran calibre, armas blancas y explosivos

El impacto psicológico

Hay que tener en cuenta, que estas situaciones pueden definirse como de alto impacto psicológico para las víctimas. Debemos señalar algunas particularidades de los procesos psico-biológicos implicados en eventos con tiradores activos. No solo para evaluar mejor nuestras propias reacciones, sino para comprender mejor las de las personas a las que deberemos ayudar.

Cuando el ser humano se encuentra en situaciones en las que su vida corre grave peligro, y que además incluyen acontecimientos totalmente extraños a su rutina diaria y tipo de vida, es normal que surjan comportamientos extremos no racionales. El pánico, la desorientación, los comportamientos de tipo histérico, la paralización funcional del sujeto, las crisis agudas de ansiedad, son cuadros normales en estas situaciones.  Si al miedo le unimos el ruido de las detonaciones de un disparo o varios, explosiones, humo, olores extraños, gritos, condiciones de baja luminosidad, presencia de sangre….lo normal es que el cerebro del individuo, absolutamente sobre-estimulado no tenga capacidad reactiva ante el evento.

Efectos tales como la imposibilidad de realizar actividades motoras finas, como por ejemplo marcar un número de teléfono, incapacidad para moverse, incapacidad para orientarse, desmayos, o la imposibilidad de pensar más allá de la mera reacción ante la agresión, son comunes en estas situaciones. De ahí la importancia de la formación en estas áreas para concienciar al usuario de instalaciones en riesgo de la necesidad de preparase mentalmente y de tener un PLAN PRECONCEBIDO para aumentar las posibilidades de supervivencia.

Seguir el Algoritmo R-R-F

 El Algoritmo R-R-F es el siguiente:

REACT- REACCIONAR

    Aunque parezca una obviedad, lo primero es reaccionar ante la amenaza. Tener la capacidad de comprender que está ocurriendo y tomar la decisión de actuar lo antes posible. Lo primero para poder llegar a esta primera fase es obtener  CONCIENCIA SITUACIONAL.  Ser consciente de la posibilidad del ataque y planear y ensayar que hacer si ocurre. En entornos con tiempos reducidos para salvar la vida, la improvisación no suele ser la mejor solución.

RUN-CORRER

    En algunos entornos se dice que “el movimiento es vida”, muévete y hazlo deprisa. El movimiento ha de tener una finalidad:

  • Alejarse de la zona de riesgo, o incluso salir de ella. Por ejemplo accediendo rápidamente a una salida a la calle que conocemos
  • Alejarse de la zona de riesgo para esconderse
  • Alejarse de la zona de riesgo para buscar un parapeto que nos proteja de los disparos
  • Si hemos conseguido salir de la zona de riesgo o escondernos en un lugar seguro, debemos avisar de la situación lo antes posible PERO HAY QUE HACERLO DE FORMA SEGURA
  • Cuidado con delatar nuestra posición o con hacer algo que pueda indicar al tirador donde nos escondemos
  • Hay que tener  en cuenta que el tiempo asistencial será alto, tanto de la asistencia táctica como médica.
  • Deberás permanecer escondido un tiempo indeterminado y procurarte auxilio médico tu mismo o a terceros con los medios que tengas disponibles.

FIGHT-LUCHAR

La última opción es enfrentarnos directamente a un tirador activo, pero si lo demás ha fallado y te encuentras en una situación sin salida LUCHA. Utiliza cualquier cosa que pueda ser un arma, extintores, una silla, un portátil, tu teléfono móvil, una grapadora, cualquier cosa que HAGA DAÑO A TU AGRESOR. Si tienes la oportunidad golpéale lo más fuerte posible y repetidamente con la intención de incapacitarle. Si luchas en grupo tendrás más posibilidades de sobrevivir.

NO ERES UNA VÍCTIMA, LUCHA POR TU VIDA Y POR VOLVER JUNTO A TU FAMILIA

Alejandro Gil

CEO en CIFS


Comparte !
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>